Cómo conservar las hierbas aromáticas frescas

LifestyleTipsTodas las recetas
21/09/2016

Me encanta cocinar con albahaca, cilantro o ciboulette pero me costaba mucho conservarlas frescas. Compraba siempre ramos de hierbas aromáticas en la feria pero se me echaban a perder a los pocos días. No usaba las hierbas al tiro porque me daba lata lavar las hojas y a los pocos días las hojas ya estaban secas o negras. Intenté varias ideas que fallaron hasta encontrar la solución perfecta:

  • Intento fallido 1: Dejar tal cual
    No hay cómo, al tercer día las hojas están blanditas y arrugadas, y al quinto día se empiezan a podrir, ya sea dejándolas en la bolsa o sin bolsa, en el refri o al aire libre. No funciona.
  • Intento fallido 2: Colocar el ramo en un vaso de agua
    Lo he visto mucho en la cocina de mi abuela pero a mi no me funcionó. O quizás no me duró el tiempo que esperaba. Si bien sirve para mantener las hierbas frescas un par de días en verano, a la semana la parte sumergida está podrida y las hojas quedan marchitadas. Cambiando el agua todos los días se mantiene un poco más tiempo fresco pero aún no era la solución.
  • Intento fallido 3: Picar y congelar
    Otra alternativa que intenté fue lavar las hierbas aromáticas, picarlas, secarlas bien y dejarlas en el freezer en bolsitos de congelación. Fue una falsa buena idea porque primero las hojas quedaron todas pegadas en bloque y segundo se pusieron muy oscuras y feas. Si bien se mantuvo el sabor, quedaba bien feo y no lo podía usar para dar el toque final lindo a un plato.
  • Intento fallido 4: Congelar en aceite
    Después de buscar en internet, encontré vídeos muy inspiradores que mostraban como conservar las hierbas aromáticas en aceite de oliva congelado. Sólo había que lavar y picar las hojas, colocarlas en estos recipientes para el hielo, llenar los cubitos con aceite de oliva y congelar. El milagro era que venían las hierbas en porciones perfectas para colocar en la sartén. Bueno a mí nunca me funcionó porque el aceite no congeló completamente y que las hojas se veían horribles y todavía no lograba usarlas para dar el toque final lindo a mis platos.
  • Intento fallido 5: Tener mi propio huerto
    Después de tanta plata gastada en hierbas aromáticas (a $500 el ramo y muchos ramos de prueba, saquen el cálculo) decidí que era ridículo pagar algo sólo para que se pudra y que era mejor invertir en un mini huerto. Parecía muy lógico que pagar $2000 para una planta de albahaca se rentabilizaba después de sólo 4 usos (1 ramo = 1 uso si es que, ya que aún no los sabía conservar).  Iba a tener siempre a disposición hierbas frescas, iba a ser ecológico, económico, práctico y terrible hipster. Ya, bueno, en la práctica no fue así. Primero tuve que esperar que mi planta crezca un poco porque al principio era tan chica que sacarle 3 de sus hojas chiquititas me daba una pena enorme. Segundo tuve que luchar contra las orugas. No quería ponerle químicos (se acuerdan de la decisión ecológica) entonces iba todos los días a ver mi planta y sacarle de a una las orugas y/o los huevos de futuras orugas. Tercero, cuando me deshice de las orugas y me chateé con la planta, se me olvidaba regarla y se secó. Y se acabó el experimento. Mala idea.
  • La solución milagrosa
    Después del fracaso de mi planta, volví a comprar ramos en la feria y trataba de usarlos más rápido para sacarle provecho antes que se pierdan. Para lograrlo, empecé por lavar las hojas y separarlas de los tallos, dejándolas limpias y listas para usar. Es mucho más amigable sacar la hoja y usarla al tiro que abrir el refri a mirar el ramo polvoriento a preparar. Después de lavar y separar las hojas, me aseguré de secarlas lo más posible, pasándolas delicadamente en un paño limpio. Quedan un poco húmedas siempre igual. Para conservarlas las puse en un Tupperware con toalla nova al fondo para que absorbe la humedad, y las coloqué en el refri. Y… milagro… se conservaron IMPECABLES por 3 semanas! Si! 3 semanas! Así que ahora me aseguro de aplicar este proceso cada vez que vuelvo de la feria. Demora 20 minutos pero me aseguro de tener mis hierbas aromáticas frescas por varias semanas y las uso mucho más y con más gusto ya que sólo tengo que abrir el tupper.

 

En resumen:

  1. Lavar las hojas y separarlas de los tallos
  2. Secar las hojas delicadamente con un paño limpio
  3. Colocar las hojas en una caja hermética con papel absorbente al fondo
  4. Guardar hasta 3 semanas en el refrigerador

Voilà :)

Otras recetas

El Té de Invierno con Gengibre y Especias
10/09/2017
receta-cake-limon
El Cake de Limón y Amapolas
29/06/2017
¿Ser o no ser vegetariano?
21/04/2017

4 Comments

  1. Claudia dice:

    Mi mamá las guarda así, o sea, en el tupper con toalla nova, pero el ramo entero. Voy a probar la próxima lavando y sacando cada hoja, para que sea más fácil después usarla ;) Saludos!

  2. Eugenia dice:

    increible !! lo hago con el queso y el jamón ! nunca se me ocurrió hacerlo con las hierbas. GRACIAS !!!

Leave a Reply

Quién soy

Me llamo Delphine, soy francesa, radicada en Santiago desde 2010 y apasionada de cocina. Quiero compartir con ustedes mis recetas (que sean clásicos franceses, inventos míos o inspiraciones) y mis experiencias gastronómicas día a día. Espero que disfruten el blog, no duden en contactarme para proponer recetas o ir a comer algo!

Sígueme
Suscribe al Newsletter