Cómo superé mi adicción al azúcar #BloggersChile

LifestyleTodas las recetas
03/10/2016

Este mes con #BloggersChile hablamos de adicciones. En Ratatouille.cl quiero compartir mi experiencia con la adicción al azúcar. Ya no está por demostrar el daño del azúcar sobre la salud. De a poco la “gente común”, o sea nosotros, nos estamos dando cuenta de nuestra ignorancia e ingenuidad mantenida por la industria agro-alimenticia acerca del azúcar. No quiero hacer una publicación comprometida y política porque creo que no es el lugar. A los que quieren saber más sobre el tema, les recomiendo el excelente documental Fed Up disponible en Netflix. Está muy bien documentado: cuenta cómo y porqué el azúcar llegó al nivel de consumo de hoy, cómo y porqué nos volvimos adictos a este producto y cuáles son las consecuencias sobre nuestra salud personal y la de la sociedad. El tema que no aborda el documental es cómo superar esta adicción? Hoy les quiero dar algunos ejemplos para lograrlo, basados en mi humilde experiencia y en mis lecturas.

 

 

Paso 1: Darse cuenta de su adicción

Como toda adicción, la primera etapa es comprobar y admitir su adicción. Yo hubiera puesto mi mano al fuego jurando que no era adicta al azúcar, que sólo era una costumbre a comer un ingrediente cualquiera y no pasaba nada. No estaba ni flaca ni gorda, más bien “rellenita”, con una vida balanceada que me hacía feliz. Me di cuenta que había un problema cuando hicé por primera vez la dieta Dukan. Para los que no conocen la dieta Dukan, es una dieta hiperproteínada basada en una alternancia de periodos de pura proteína, y periodos de proteínas y verduras. En esta dieta, se excluye todo tipo de azúcar: nada dulce obviamente, pero tampoco carbohidratos, ni fruta, ni alcohol. Al principio pensé “bah, no pasa nada. Con la carne al menos no tendré hambre, va a ser súper fácil”.

Bueno. Dicho eso, y pasado los primeros 3 días de entusiasmo…

La primera semana me di cuenta que comía un trozo de chocolate todos los días y que sin mi trozo de chocolate después del almuerzo me hacía falta algo. También encontré todo muy desabrigado: los tés no tenían sabor, los yogur estaban ácidos… Me moría por un trozo de pan y me puse a antojar las bebidas light mientras que nunca me habían gustado.

La segunda semana me di cuenta de la importancia social del azúcar. Primero en el alcohol: si no estas embarazada no tienes derecho socialmente a no tomar. Aunque manejes todos insisten para que tomes “sólo una copa si no pasa nada”. Si no tomaste, no participaste. Segundo en la comida. La comida tiene un rol social cuático y el azúcar es parte integra de ello. Si no comiste torta, casi le faltaste el respeto al cumpleañero y a la dueña de casa. Cuando sales a comer eres la latera, eeeella la que come sano. Si te invitan a comer a casa, eres mañosa. Decidir no comer azúcar ni carbohidratos era entrar en guerra contra la sociedad.

La tercera semana me sentía débil e inquieta. Empecé a negociar conmigo mismo un poco de arroz al almuerzo si el arroz era una planta. Luego una cucharita de miel en el yogur si la miel es natural. En la tarde una fruta si es sano comer fruta. Y cada vez que cedía, sentía una ola de bienestar en mi cuerpo. Era la reacción de persona adictiva frente a la abstinencia.

Al mes, había retomado mis costumbres alimenticias, con cierta vergüenza y la certeza que algo no estaba bien.

Después de esta experiencia impactante, me puse a reflexionar e investigar el tema del azúcar. De a poco cambié mis costumbres, a veces a la fuerza, a veces naturalmente por lo que iba descubriendo.

Como en toda adicción, uno nunca deja de ser adicto pero si llega a un estado de control y dominio de la adicción. Sigo rellenita pero estoy feliz saber que he disminuido tremendamente mi consumo de azúcar y que mi cuerpo me lo agradecerá a largo plazo.

 

Paso 2: Controlar la adicción

Tuve 3 métodos para disminuir mi consumo de azúcar:

  • El consumo reducido consciente
  • El engaño de los sentidos
  • El conocimiento

 

 

Reducir su consumo de forma consciente

fotos-blog3

Cuando me di cuenta de la magnitud de mi adicción al azúcar, quise hacer algo al respeto. Lo primero que ocurre es lo básico cuando uno quiere cuidar su alimentación. Al principio me costó pero son costumbres que se van instalando súper rápido.

  • Té y café: Remplazar las cucharitas de azúcar blanca por miel y luego ir disminuyendo la cantidad
  • Bebidas: Remplazar las bebidas por agua. Puede costar para los que siempre toman bebidas pero de a poco van a disfrutar la sensación de tomar agua fresca.
  • Jugos: cortar los jugos envasados con agua (medio vaso de jugo y el resto de agua) y luego remplazarlos por jugos naturales con bastante agua.
  • Postres: dejar de repetirse, comer más lento
  • Comidas: intercambiar las porciones entre carbohidratos (arroz, pastas, papas, choclo…) y verduras. Preferir los legumbres.
  • Alternar un vaso de alcohol con un vaso de bebida light en los carretes
  • Limitarse a un trozo de pan por comida y evitar las masas
  • Etc

Son muchas las buenas prácticas para limitar el consumo de azúcar. No hay nada novedoso, todos sabemos qué es lo que deberíamos hacer. Sólo falta la patada en la r*** para esforzarse un poco y que se vuelva una costumbre.

 

A todo eso, ojo con el “light” y los endulzantes (naturales o no): si bien no son azúcar como tal, dan una sensación de dulzura intensa en las papillas. Al recibir la información de esta sensación, el cerebro mantiene y cultiva su adicción a la sensación dulce. Es eficiente en términos de calorías a corto plazo, pero es totalmente contra productivo a mediano y largo plazo. Al no desacostumbrar el cuerpo a la sensación dulce, la adicción se mantiene igual.

 

Engañar los sentidos

fotos-blog

Sabemos que no es fácil cambiar las costumbres. Si el endulzante no es la solución cómo lo hacemos? Bueno, existen otras formas de engañar los sentidos. Por ejemplo:

  • Agregar jengibre o albahaca en vez de azúcar a los té, café y jugos. Son sabores muy fuertes que saturan las papillas y compensan la sensación dulce.
  • Aumentar las especies y ajíes en los postres o en los platos cocinados. Por ejemplo la canela, el curry o el merquén son muy buenos para realzar los sabores y acelerar la sensación de saciedad.
  • Echarle sal a los postres. Aunque suene increíble, el hecho de agregar sal intensifica el sabor dulce y permite bajar la cantidad de azúcar (como en mi receta de mousse de chocolate sin azúcar, nadie me cree hasta que lo prueben!)

 

 

Aprender a hacer

fotos-blog2

Cuando vi el famoso documental Cooked (en Netflix) escuché una frase que me hizo mucho sentido: “Puedes comer todo lo que quieras mientras lo hagas tu mismo”. Porqué? Porque si te antoja un cookie, el tiempo de hacer el cookie se te pasa el antojo y vas a comer menos. También porque cuando te antoja un cookie, te acuerdas de la cantidad de mantequilla y de azúcar que le echaste y espontáneamente vas a auto-limitarte, cosa que no pasa abriendo un sachet de Triton (seamos honestos, todos terminamos el sachet).

Puse en práctica esta recomendación del autor y efectivamente tuve sorpresas con algunos platos. El ejemplo más relevante que me pasó son los helados. Siempre me gustaron mucho los helados, me crié con un padre que comía medio litro de helado 3 veces a la semana sin engordar. Por “consciencia” me puse a preferir los helados artesanales a los helados industriales pensando que era más sano. Después me compré una máquina de helados para hacerlos en mi casa. Mi primer helado de vainilla natural quedó exquisito, el mejor que haya comido. Pero aluciné con la cantidad de crema y azúcar y huevos que le eché. Sigo haciendo helados de forma muy puntual pero casi dejé de comer porque cuando veo un helado visualizo el pote de crema y se me quita el antojo.

Si no les gusta cocinar, sigan cuentas como la de Tasty en redes sociales. Al principio se van a antojar con todo y después de algunas semanas se van a dar cuenta de lo chancho que son los ingredientes. Casi que les va a dar ganas de fruta y verdura en reacción!

 

En conclusión, dejar completamente el azúcar es misión imposible por un tema social. Algunos lo logran a costo de un esfuerzo permanente e incansable. Yo no pude, o quizás no quise. Sin embargo noto el beneficio de haber bajado el azúcar. Ya no me avergonzó de no comer torta en los cumpleaños, o sino me ofrezco yo para hacer la torta. Dejé mi costumbre del trocito de chocolate y la remplacé por un té especiado después de cada comida. Si bien caigo en el chocolate en periodo de estrés o de nervios, veo que sutilmente he transformado mi consumo de azúcar y soy mucho más consciente. Me queda mucho camino por recorrer pero es un primer paso hacía una alimentación más saludable.

 

Y tú qué haces para controlar tus adicciones alimenticias?

 

No te pierdas las otras publicaciones de #BloggersChile sobre el tema de las adicciones:

Así piensa una mamá, Callejeando Blog, Consultora de Imagen, Cuarto Literario, Dice la Clau, El Blog del Decorador, Equilibramos, Estila Estilo, Estilo es Actitud, Geek and Chic, Golden Strokes, Mujeres y más, Maternidarks,  Que bonita, Ratatouille, Tu guía Fashion, Soy Mamá Moderna

Enregistrer

Enregistrer

Enregistrer

Enregistrer

Enregistrer

Enregistrer

Otras recetas

¿Ser o no ser vegetariano?
21/04/2017
Mi Mezcla Secreta de Hierbas Aromáticas
16/04/2017
Mi Receta de Avena Casera
06/03/2017

5 Comments

  1. Qué buenas ideas Delphine, me van a servir para seguir con mi lucha contra el azucar. Yo hice algo parecido. Antes comía una masita dulce de panaderia todas las mañanas (porque total, la hacian al horno) y cuando quise dejarlo…qué ansiedad!!! así que me llevaba de casa queque hecho por mi (que al saber los ingredientes efectivamente me llevaba trocitos enanos) y un trozo de chocolate pero negro. Cambie el azucar por la miel también. Y el agua es mi amiga en todas partes, aunque tenga que llevarme yo la mia a todas partes. Lo más dificil fue los jugs industriales en casa, pero ahora los hacemos nosotros…paso a paso y con paciencia!

  2. Catalina dice:

    Que buen post!! Ahora a todo le meten azúcar por eso nos volvemos adictos sin estar conscientes. Al final hay que ir acostumbrándose de a poco a endulzar menos y disfrutar el sabor natural de los alimentos :)

  3. Juliette dice:

    Uf…. este articulo me toca el alma jajaja. No puedo dejar el azucar.. También intente una dieta sin azucar por obligación 1 mes antes del parto por diabete gestacional y me vino un bajón increíble durante los primeros 10 días. Cuando retome el azucar encontraba todo demasiado dulce, hasta un jugo natural lo tenía que cortar con agua.. Ahora he retomado todos los malos habitos y soy 200% adicta al azucar. Que complicado este tema. ¡Buenos consejos en todo caso! Voy a intentar aplicarles estas próximas semanas.

  4. Postmoderna dice:

    Que buen post! Como dices Delphine es un largo camino..

Leave a Reply

Quién soy

Me llamo Delphine, soy francesa, radicada en Santiago desde 2010 y apasionada de cocina. Quiero compartir con ustedes mis recetas (que sean clásicos franceses, inventos míos o inspiraciones) y mis experiencias gastronómicas día a día. Espero que disfruten el blog, no duden en contactarme para proponer recetas o ir a comer algo!

Sígueme
Suscribe al Newsletter